lunes, 27 de marzo de 2017

De Inazares a los Revolcadores (19 de marzo de 2017)

El pico de Revolcadores representa no solo la cumbre más alta de la sierra de Moratalla, sino de toda la provincia de Murcia, y cuenta con dos cumbres, entre las que se extiende una amplia superficie amesetada, cubierta por algunos ejemplares de pino nigra: la septentrional es la más elevada con sus 2.015 m., también denominada en algunos mapas El Obispo o Los Obispos, y a ella pretendemos subir hoy; la meridional tiene 1.999 m. de altura.





Vamos a iniciar la ascensión en Inazares (1.340), una aislada pedanía que pertenece a Moratalla y que es uno de los núcleos de población más altos de estas tierras murcianas, próximas ya a Albacete. Se llega hasta aquí tomando una pista asfaltada de más de 10 kilómetros de longitud, que parte de la carretera de Caravaca a Puebla de Don Fadrique (RM-730).
Pese a que estamos en lo más remoto y profundo de Murcia, el pequeño pueblo cuenta con dos bares (Revolcadores y El Nogal), amén de fuente. Y no solo eso. Puede además dormirse en el Caserío Inazares, un complejo de turismo rural que ofrece alojamiento en casas de 2 a 10 plazas, sumando un total de 90 plazas.








En la subida vamos a seguir el sendero PR-MU 105, balizado el año pasado y bautizado como Sendero de ascenso al pico del Obispo, que es, ya lo hemos dicho, otra forma de denominar al Revolcadores norte.





Salimos de la misma plaza de Inazares por una pista de tierra, que discurre entre campos de cultivo y asciende trazando varias curvas, enfilando hacia los Revolcadores.






Inazares











Al cabo de un rato, abandonamos la pista por un sendero bien definido, delimitado por piedras blancas a ambos lados, que transita entre pinos, chaparras (encinas), sabinas, enebro, lentisco y tomillo.



Frondosa chaparra



Lapiaz





Tras atravesar una zona de lapiaz, nos adentramos en la umbría y pasamos junto a una enorme pared rocosa, conocida como Calar de la Fuente del Pino.



Calar de la Fuente del Pino





El sendero desciende para cruzar el barranco de la Cueva de las Covachas y vuelve a ascender serpenteando hasta desembocar en otra pista forestal.











Por esta nueva pista tendremos que caminar casi tres kilómetros. Las laderas de esta vertiente septentrional de la sierra aparecen cubiertas por una fina película de nieve, caída hace unos días, que contrasta con el verdor de los pinos. La conjunción de la piedra caliza blanca, los pinos. la nieve y el cielo salpicado de nubes aborregadas nos depara imágenes un tanto insólitas y de gran belleza.


























Nos salimos de la pista por un sendero a mano izquierda, señalizado con un poste de madera y un cartel, que remonta entre pinos y algunos neveros la fuerte pendiente.

















Al alcanzar el cordal principal de la sierra, se tuerce a la derecha y tras un último esfuerzo se alcanza el vértice geodésico y buzón montañero que hay en la cumbre del pico El Obispo o Revolcadores norte (2.015). 














Amplias vistas. A escasa distancia se encuentra la sierra de las Cabras (2.084 m.), ya en Albacete, y un poco más allá el montañón de La Sagra (2.383 m.), en la provincia de Granada. En lontananza, la almeriense sierra de los Filabres, cubierta por algo de nieve, y aún más lejos las cumbres de Sierra Nevada, difuminadas entre la bruma.









La Sagra





Nos sentamos a comer unos metros por debajo de la cima para evitar que el ligero viento nos destemple y sacamos el pan y las viandas. Habrá incluso tiempo para un corto sueñecito.








A la bajada, el grupo se dividirá en dos. Unos preferirán retornar por el camino de subida y otros optaremos por volver por el sendero que transita hacia levante por lo alto del cordal y que, tras rebasar la cumbre del Majal de la Sima (1.948 m.), comienza a perder altura en dirección norte.

Este sendero de bajada resulta estar también marcado como PR. Cuando parece que vamos a dejarnos caer por el barranco de la Cueva de las Covachas para empalmar con el camino de subida, el sendero tuerce a la derecha y se adentra de nuevo en el pinar, atravesándose otro tramo nevado.

Rebasamos un collado a 1.777 m. de altura, dejando ligeramente al norte la cumbre de Pinar Llano (1.801 m.) y emprendemos un fuerte y directo descenso hacia Inazares, dejando a nuestra derecha el Cortijo del Palacio, una aparente mansión que se hizo construir un tal Carabante, un empresario malagueño que fundó hace años una escudería de Fórmula 1.





Han sido unos 15-16 kilómetros y unos 800 metros de desnivel. Aún nos dará tiempo, al concluir la bajada, a tomar un refresco en el bar Revolcadores.

Otras opciones de subida al pico Revolcadores norte parten de Los Odres (1.340 m.), remontando el barranco del Rey hasta el collado del Pino Gordo, de Cañada de la Cruz (1.280 m.), ascendiendo el barranco de las Zanjas hasta el collado de la Madera, o del Puerto Alto (1.500 m.).

Enlaces
Inazares: En busca del frío (diario La Verdad, febrero de 2015)
Un sendero de Inazares al cielo (diario La Verdad, abril de 2016): En el artículo se describe precisamente la ascensión que hemos realizado (PR-MU 105).

Bibliografía
Los techos de España. José Martínez Hernández. Editorial Desnivel. Las páginas 219 a 224 están dedicadas a los Revolcadores, incluyen un sencillo mapa de cordales y describen la subida desde Puerto Alto.

Cartografía
Macizo de Revolcadores. Escala 1:20.000. Editorial Piolet (Desnivel).

viernes, 24 de marzo de 2017

Pedaleando por la Vía Verde del Noroeste murciano: De Bullas a Caravaca (18 de marzo de 2017)

La Vía Verde del Noroeste (GR-250) sigue el trazado de una antigua línea de ferrocarril que unía Murcia, la capital de la huerta, con Caravaca, la capital de la sierra y que en 1971 fue cerrado definitivamente. Hoy nos hemos propuesto hacer el tramo entre Bullas y Caravaca (ida y vuelta) y para eso hemos alquilado unas bicis.












Nuestro recorrido discurre por paisajes variados. alternándose tierras áridas, campos de almendros, feraces huertas y sierras cubiertas de pinos.
Un poco antes de llegar a Cehegín dejamos a la derecha el yacimiento arqueológico de Begastri (restos de un poblado visigodo).








Cehegín




La fosforito












Viaducto sobre el río Argos



Alameda a las afueras de Caravaca








Tras llegar al punto final de esta vía verde, la antigua estación de Caravaca (hoy albergue), damos media vuelta y paramos a comer en Cehegín, el pueblo anterior, sentándonos en la terraza del bar que funciona en el edificio de su estación (que también funciona como albergue).

































Viaducto sobre el río Quípar









Bullas a la vista






La vuelta con el estómago lleno se nos hace un poco dura. Se nos atragantan especialmente los repechos de subida a Bullas (630 m.) que hay en el tramo final. Y es que esta localidad vitícola marca el punto más alto de toda esta vía verde.











En total habremos hecho unos 45 kilómetros. No está tan mal para algunos que no somos asiduos del pedal. Como ya imaginarán, hemos terminado con un poco de dolor en el pandero. Y mañana toca monte.