jueves, 9 de agosto de 2018

De Hassmersheim a Gundelsheim (25 de julio de 2018)

En este día de Santiago Apóstol, el protagonista del relato da un asequible paseo entre dos localidades a orillas del Neckar, aunque en orillas opuestas, Hassmersheim y Gundelsheim, tomando para ello en Heilbronn el tranvía (strassenbahn) S41, que tiene por destino final Mosbach.








Resumido telegráficamente, el recorrido de unos 10-12 kilómetros que realizará es el siguiente: Hassmersheim - Eduardshöhe Schutzhütte - Neckarmühlbach - Burg Guttenberg - Gundelsheim

Al apearse del tranvía, el caminante ha de cruzar el Neckar por un puente peatonal, pues Hassmersheim queda al otro lado del río.
Esta localidad ha estado históricamente ligada al comercio y tráfico de mercancías por el río, que ha debido dar empleo a buena parte de su población. De hecho, puede visitarse un museo de barcos, el Schifffahrtsmuseum, que ocupa una superficie de unos 120 metros cuadrados en el edificio de la antigua escuela, fundado en 1997 y gestionado por el club náutico Germania. No obstante, el museo se halla cerrado y el caminante se quedará sin poder entrar en él. Al parecer, las visitas han de concertarse con antelación.
Hay también una empresa, Neckarrundfahrten, que ofrece excursiones por el río en el bote Patriot, que tiene una capacidad máxima de 25 personas, a destinos como Neckarzimmern, Neckarmühlbach o Gundelsheim.



Hassmersheim al otro lado del puente



El río Neckar



Schifffahrtsmuseum

En el primer tramo de esta ruta, el caminante seguirá unas marcas en forma de rombos amarillos (gelbe Rauten) hasta llegar a un refugio forestal (Eduardshöhe Schutzhütte) en medio del bosque, junto al que hay una pequeña área recreativa. Una terraza ofrece buenas vistas sobre el río y la campiña.



Un paisaje que recuerda a Van Gogh



Refugio forestal de Eduardshöhe








Un poco más adelante del refugio se llega a una bifurcación, donde el caminante abandonará definitivamente los rombos amarillos, que continúan hacia la derecha, para torcer a la izquierda y comenzará el descenso hacia Neckarmühlbach, siguiendo un tramo del Neckarrandweg. Este sendero de largo recorrido está balizado con marcas en las que se representa una erre mayúscula (R).

Neckarmühlbach es una pequeña localidad al pie del Burg Guttenberg, punto de confluencia de dos corrientes de agua, el Neckar (un río de anchura considerable, que es navegable) y el Mühlbach (apenas un pequeño arroyo). 



Antiguo establo de Neckarmühlbach, hoy reconvertido en albergue








En unos 20 minutos más, el caminante asciende cómodamente, siguiendo aún las marcas con la R, hasta el Burg Guttenberg, un palacete medieval fortificado, que perteneció a los Staufen, una familia que tuvo mucho poder en Württemberg. Puede visitarse su interior, en el que se ha instalado un museo, y puede además asistirse a exhibiciones de cetrería. Un par de restaurantes con terraza y buenas vistas sobre el Neckar invitan a la pausa en este día que ha salido caluroso.



Burg Guttenberg











Queda ahora el descenso hasta Gundelsheim, que queda al otro lado del Neckar, abandonando el caminante las marcas del Neckarrandweg para seguir ahora unos rombos rojos (rote Rauten).






Burg Guttenberg


Gundelsheim, rodeada de viñas, tiene un casco antiguo con las tradicionales casas alemanas (fachwerkhäuser), de entramado hecho con vigas de madera, especialmente en la calle que asciende al Schloss Horneck, el castillo que se asienta en lo alto del pueblo, que es el segundo castillo más grande a orillas del Neckar, solo superado por el de Heidelberg. 



Gundelsheim



Un viejo molino








En el siglo XIII, el Schloss Horneck pasó a manos de la Orden Teutónica (Deutschen Orden) y se convirtió en sede de esta organización militar y hospitalaria, fundada en Palestina durante la tercera cruzada. que adquirió un gran poder durante la Edad Media. 
La instalación de los caballeros teutónicos en Gundelsheim modificó profundamente su fisonomía. Su trazado urbano fue rediseñado con arreglo a un plan. 
En 1525, en el marco de la revuelta campesina (o Bauernkrieg), el castillo sería destruido y dejaría de ser sede de la Orden Teutónica.
En la actualidad, el castillo pertenece a fundación Heimathaus Siebenbürgen, una organización que tiene por misión proteger el patrimonio cultural de la comunidad alemana que se asentó en Transilvania a partir del siglo XII. Sus dependencias albergan una residencia de ancianos (Altersheim), el Siebenbürgisches Museum y la Siebenbürgische Bibliothek.



Schloss Horneck



Escudo de Siebenbürgen



Mapa de la región












Maqueta de Sighisoara (Schässburg)















Iglesias fortificadas



Torre de Sighisoara (Schässburg)





El histórico Gaststätte zum Goldenen Löwen es donde Götz von Berlichingen, caudillo de la revuelta campesina (o Bauernkrieg) de 1525, fue nombrado capitán general (Feldhauptmann). Su figura, representanda en un dibujo, se asoma a una de las ventanas superiores.



Götz von Berlichingen se asoma a la ventana de arriba


La Schokoladenmanufaktur Schell, una chocolatería fundada en 1924, elabora chocolates y otros productos como trufas o pralines, siguiendo un proceso tradicional. Tiene un café con terraza en la calle.




Comunicaciones
Para llegar a Hassmersheim y Gundelsheim desde Heilbronn puede utilizarse el tranvía (strassenbahn) S41, aunque también vale el regiobus 604. Ambos pueden tomarse en la Willy-Brandt-Platz, que se encuentra junto a la estación central de ferrocarril (Hauptbahnhof).

No hay comentarios:

Publicar un comentario