domingo, 5 de junio de 2016

Una circular desde Horcajuelo de la Sierra (4 de junio de 2016)

Horcajuelo (1.145 m.) presenta un conjunto urbano en el que se ha respetado escrupulosamente la arquitectura tradicional tanto a la hora de rehabilitar sus viejas casas como de levantar las nuevas edificaciones.
Nos tomamos el café en La Posada de Horcajuelo, que ya ha abierto su bar sobre las diez de la mañana.

Echamos a andar tras rebuscar por el pueblo las llaves de uno de nuestros coches (que felizmente aparecieron).
El primer objetivo es alcanzar la mina de plata San Francisco, a casi 1.500 m. de altura, que estuvo en explotación a mediados del siglo XIX. No obstante, no parece que se extrajera de aquí mucha plata si nos atenemos al geólogo Casiano del Prado, que ocupó el cargo de Inspector General de Minas y que en 1864 anotó en un informe que apenas si se había encontrado una veta medianamente rentable. Hoy quedan tan solo una bocamina, varias escombreras en las que se acumulan las escorias y algunas edificaciones ruinosas (viviendas, almacenes, la casa del malacate o casa de máquinas y un polvorín).














A continuación ascendemos a cholón por la ladera del cerro de la Parrilla, con cantuesos en flor, y salimos a un borroso camino carretero que enfila en dirección norte hacia la Cebollera Nueva. Se escuchan los primeros truenos. Esta primera tormenta del día no descargará sobre nosotros y pasará algo más al este de donde nos encontramos, pero nos hace descartar la idea de subir a la Cebollera Nueva.











Cambrones en flor

















Un poco antes de las dos decidimos sentarnos a comer en el pinar que se extiende por la ladera meridional de la Cebollera Nueva. Todavía no llueve y no parece que vaya a aguantar mucho tiempo así.

Efectivamente. A poco de reanudar la marcha comienzan a caer las primeras gotas. Pronto el chubasco cobra intensidad, acompañado del rugir de los truenos e incluso de granizo, aunque por fortuna de pequeño tamaño. Se produce además una sensible bajada de la temperatura.








Descargará con fuerza durante una media hora, luego irá poco a poco amainando, aunque la llovizna persistirá en total durante más de una hora. 



Arrecia el granizo


En nuestro discurrir hemos seguido durante varios kilómetros el GR-303, del que nos separaremos en la Majada Vieja, por encima de la cual tiene su nacimiento el arroyo de la Garita, para comenzar el suave descenso hacia Horcajuelo.


En la Majada Vieja


Finalmente las nubes se irán disipando e incluso saldrá el sol, lo que nos obliga a ir desprendiéndonos de las prendas con que nos habíamos protegido. La temperatura vuelve a subir e incluso la sensación llega a ser de calor.



Un señoritingo con un quitasol


Terminanos la ruta sobre las seis de la tarde. En total hemos hecho 22 kms., salvando un desnivel de unos 700 metros.
Otro sábado en que nos cae un tormentón, como el pasado en Arbancón.


A la ida paramos a repostar



Los Alfredos, expertos en pedruscos


Bibliografía
En su libro Andar por el macizo de Ayllón, Manuel Rincón describe la ruta que hemos hecho (es la ruta nº 1, titulada El valle de Horcajuelo).

Enlaces
De Horcajuelo a Somosierra (por Andrés Campos): En esta ruta se describe como subir de Horcajuelo a la Mina San Francisco.

Folletos

No hay comentarios:

Publicar un comentario